Archivo para julio, 2008

A la vuelta de la esquina.

Posted in General on julio 9, 2008 by agustinvidal

Ayer a eso de las cinco de la mañana volví a casa en el auto solo y tuve que cruzar una calle que se abre en medio de un bosque sin dueño, con árboles pelados por el invierno y un arroyo de agua sucia que lo atraviesa. Parece mentira que a tan sólo unas pocas cuadras de casa existiese semejante lugar.

Yo estaba cagadísimo por el hecho de que en cualquier momento y a los ojos de nadie podía saltar un tipo de atrás de cualquiera de los enormes árboles que pasaban a los costados y robarme el auto o secuestrarme, que se yo. A veces cuando tengo q pasar por alguna zona jodida, pongo cumbia al mango en la radio para pasar desapercibido, pero ahora el silencio era demasiado frágil como para romperlo, así que lentamente y con el vaivén de los posos, seguí adelante. Paciente.

Prendí las luces altas para poder anticiparme a distancia de cualquier obstáculo, sin embargo la niebla me hizo frente como sábanas blancas suspendidas sobre el camino de tierra. No se veía nada y la luz de los focos se materializaba detrás del parabrisas como un cono gigante de niebla estancada.

Aceleré y las ruedas se atragantaron con los posos. Todo se sacudió mientras duró la velocidad.

Yo disfruto de esas cosas. ¡Corran!

I’m back. (Hello, Back!)

Posted in General on julio 8, 2008 by agustinvidal

 Que tarde que es.

      Acabo de terminar de ver una pelicula Policial. Super original; el asesino compromete la salud de la familia del policia y al final el malo se muere, el bueno se salva y todos felices y contentos. Me di cuenta de que la vida no es así. Que muchas de esas cosas perteneces sólo a aquél lado de la pantalla.

     En primer lugar; la familia del policia siempre es perfecta. Su adorable hija llega del colegio gritando ¡papi, mami! y los envuelve en abrazos constantes durante toda la primera parte de la pelicula. En mi caso sería muy distinto; belén llegaría del rancho ese con cuota de colegio, de mal humor por levantarse y seguir viviendo y entonces llegarían los tres perros a vestirla de barro de a saltos. Ahí se escucharían los gritos, las puertas rebotando y Locadelor explotando por el barro en el piso.

     En segundo lugar; el asesino siempre es un pobre infeliz cuyas acciones siempre están justificadas detrás de algún paredón de traumas infantiles. Yo estudio Psicología y en la mayoría de los casos es así, pero prueben en casa esconder el tarro de Nescafé aunque sea por sólo cinco minutos y van a entender como los traumas no tienen nada que ver con la locura y los asesinatos. Dios mío. Y la gente se queja de los tsunamis.

      Pero bueno, acá estoy después de tanto tiempo, errándole a las teclas, por que me corté intentando abrir un envase de plástico y tuve que detener la hemorragia con un tapado de curitas en el dedo faquiu. Quedó súper fashion, y más ahora que el elegante tapado termina en unos hermosos flecos aromatizados con mi aliento; si tengo una curita, tengo que comerla. Para eso vivo. Me acuerdo que cuando era chico (hasta hace una semana, cuando dejé de ser menor de edad) me ponía cinta scoch en cada uno de los dedos y dps me pasaba el día arrancandola de a poco con los dientes. Estaba buenisimo, por que no corría el riesgo de morderme los pellejitos y morirme de sida, cancer, y demás cosas que dice Locadelor.

      En fin, volví al ataque, a dar clases de cómo perder el tiempo sin que nuestra(s) neurona(s) se entere(n) y de cómo saber con gran presición cuando algo se sabe con poca presición.

¿Ven? A que sus neuronas ni se dieron cuenta.